Guia basica de vinos: parte 2


(Nota de Marca: Grupo de Bodegas de Molinos Río de la Plata) 

Hace unos días hablamos sobre los varietales y los tipos de vinos. Hoy vamos aprender los puntos básicos de la degustación

Degustación Visual

En esta fase hay que evaluar aspectos como la nitidez, la intensidad, el color, las lágrimas y burbujas.
  • Nitidez/Limpidez: nos proporciona información sobre cualquier defecto que pueda tener el vino pudiendo encontrar vinos velados, turbios, brillantes. Es fundamental que el vino se encuentre limpio. 
  • Intensidad: viene marcada por la cantidad de color que tiene el vino. La tonalidad o matiz indica si el color es más violeta o rojizo. 
  • Color: va a estar dado por el varietal del vino. En vinos blancos podemos encontrar gamas, amarillentos y verdosos. En vinos rosados, tonos que van desde el rosa frambuesa hasta el rosa salmón. En vinos tintos, los tonos más habituales son púrpuras, rojos, granate, rubí o violáceos. 
  • Lágrimas o piernas: son esas gotitas que caen de la superficie de la copa, y están relacionadas a la concentración de alcohol. 
  • Burbujas: Son indicadores de calidad en el espumante. Se refiere al proceso de desprendimiento de dióxido de carbono, y mientras mayor y más pequeñas sean mejor es su calidad. 

Degustación olfativa


Como un primer paso, vamos a acercar la copa a nuestra nariz para identificar los aromas primarios, son lo que provienen de la uva, el terroir y la naturaleza.

Como segundo paso, vamos a mover la copa con suavidad y delicadeza para que el líquido se ponga en contacto con el oxígeno y así va a dejar lugar a los aromas secundarios, que son los que se producen durante la fermentación de la uva o en los distintos procesos de vinificación.

Como tercer y último paso, vamos a agitar la copa más enérgicamente para que florezcan los aromas terciarios, que son los que se producen durante la crianza del vino y suelen ser aromas florales, frutales, de frutos secos, vegetales y roble.

¿Qué es lo que se evalúa en un vino?


Por más que seas un iniciado o un principiante en el mundo del vino, tenés que saber que hay 3 características clave y básicas que hay que tener en cuenta al momento de degustar un vino.
  • Cuerpo: hace referencia a la suma de dos factores: el volumen que ocupa en la boca sumado a la estructura y peso. Así, un vino con cuerpo es más amplio, cuando en rigor es menos denso debido a la presencia de más alcohol. Si ese cuerpo, además, está enriquecido con taninos del vino y la madera, resultará aún más encorpado. 
  • Astringencia: es una sensación táctil, se puede sentir en la fase de gusto de la cata y es cuando el vino deja en el paladar una sensación de sequedad, ciertos toques de rigurosidad y una sensación de aspereza en la boca. Se suele dar con mayor frecuencia en los vinos tintos. 
  • Equilibrio: está dado por 4 factores: dulzor, acidez, y astringencia, cuando se logra una buena combinación de estos factores, es cuando se logra el “equilibrio” en el vino. 

En cuanto a la palabra de los expertos, Noelia Torres, enóloga de la bodega Ruca Malen sugiere: “Mi recomendación para todos aquellos que se están iniciando en el mundo del vino es que empiecen a tomar vinos jóvenes frutados y frescos, sin paso por barricas y con buen equilibrio, siempre es bueno un Malbec o un Chardonnay. Después, si les propongo que vayan avanzando y experimentando nuevos estilos y varietales hasta que encuentren su estilo preferido”.

Santiago Mayorga, enólogo de Nieto Senetiner y Cadus Wines añade “El vino es un camino de aprendizaje y conocimiento tanto de sus sabores como de nosotros mismos. Creo que lo importante es poder probar diversidad de varietales y estilos, y allí encontrar el que más nos gusta. Por último y no menos importante deben saber que al vino hay que tomarlo a buena temperatura (dependiendo el varietal) y en copa para poder apreciar mejor sus aromas”.


You Might Also Like

0 comentarios