Eteria, el viaje de una mujer

 



En la actualidad las mujeres pisan cada vez más fuerte en el mundo del vino. Cada una con su historia llegan a este apasionante mundo y hoy te invito a conocer la historia de Eteria los vinos de Mariana Bressan
Como toda familia de origen italiano, el vino en la comida no pueden faltar, y en la casa de Mariana no era la excepción "...mis padres que les encanta el norte argentino son fanáticos del Torrontés y siempre estaba la damajuana, entonces desde chiquita reconocía los aromas del vino. De ahí nace mi amor por el vino, de tenerlo incorporado gastronómicamente de manera natural. Dicen que el vino y el tango te agarra el amor tarde, pero a mí me agarro re temprano. Empecé con los espumantes en la época de las salidas al boliche; el fernet, los licores y las bebidas destiladas no eran una opción" nos cuenta Mariana.


-¿Cómo decidiste estudiar para Sommelier?

-Típica separación. Tenía mi trabajo, mis dos hijas, no realizada del todo y una separación difícil. En esos momentos, te cortas el pelo, te haces un cursito, pero yo quería saber otra cosa. Fui a una Expo Delicatessen, me dieron la publicidad de Azafrán y así fue como me anote. Fui una de las primeras promociones. Fue un segundo amor. Un momento bisagra en mi vida que me ayudo a empezar algo propio.

Con 14 años trabajando en el mundo del vino, Mariana empezó a trabajar en distintas ferias desde que estaba estudiando. La capacitación en ventas adquirida en su trabajo en relación de dependencia, la presencia y la pasión por transmitir todo lo que aprendía de la clase la llevaron a trabajar con diferentes bodegas.


De la sommelerie al backstage


"En un momento de trabajar con muchísimas bodegas queda vacante el puesto de Sommelier para Bodega Zuccardi. Apenas me entere de la vacante presente curriculum, que me convocaran era el sueño de mi vida. Pero era todo un desafío, porque me pedían full time. Y en ese momento con hijas chicas, divorciada y hasta ese momento lo hacía por hobby. Y me dije es ahora o nunca. Y obtuve el puesto"

-¿Cómo fue la experiencia Zuccardi?

-Les debo el haber hecho ese salto. Tomar la decisión de tener al vino como hobby a pasar a tenerlo como trabajo, como sustento. Me enseñaron lo que es el trabajo desde adentro. Ahí entendí que toda la poesía que decíamos como sommeliers empieza desde el viñedo y termina una vez que está en la mesa del comensal comprado y pagado. Ahí termina el eslabón.

-Porque decidiste renunciar?

-Si bien aplique bien para el puesto y la escuela que me transmitieron, no di a basto. Me supero el puesto. Cuando renuncio me quedo el gustito de estar del otro lado, como volver a estar de taquito en una expo. A partir de ahí vuelvo a mi trabajo en relación de dependencia y poder seguir vinculada a distintas bodegas en las que pudiera tener la posibilidad de estar del lado de la producción y no solo de la venta



-¿Cómo nace Eteria?

-Nace a partir del sueño de tener el vino propio, con un nombre propio. Eteria* hace referencia a una mujer viajera, una mujer empoderada, una mujer que a pesar de todo se animó a viajar. Ella viajaba en condiciones muy difíciles y se le presentaba un montón de inconvenientes. Un poco haciendo alusión a lo que me paso en el mundo del vino. No era fácil, había que viajar y no podía llevar a las niñas a Mendoza, entonces iba y volvía. Pero siempre presente, entre la maternidad y los diferentes trabajos con bodegas. Y ahí es cuando finalmente yo decido emprender mi propio viaje. Eteria representa mi viaje, salir de la relación de dependencia y tener mi propia marca

Su primer vino nace y no tardaron en aparecer las positivas repercusiones de este primer blend. Un blend con bases 2013 de Malbec, Cabernet Franc, Syrah y Merlot con un paso de barricas de entre 12 y 18 meses de roble francés y americano.

Con 3 años de vida Eteria sigue volando. Al blend de tintas le siguió el blend de blancas (Sauvignon Blanc, Semillon y Chardonnay) y al notar la alta demanda incorporo los varietales que formaban parte de los cortes. Entre los varietales se destaca el Semillón que posee una gran tipicidad varietal. "Lujan de Cuyo es la zona de mis amores. En los blend trataba de hacer complejidades y si podía encontrar barricas, varietales o cualquier granel que pueda sumar diversidad y complejidad como es el Valle de Uco. A veces encuentro, a veces no. En este momento Covid cuesta"

-¿Cómo evolucionaron tus vinos?

-Con el primer blend sabia como estaban elaboradas las bases, fue bastante simple, no en cuanto al armado pero si al estar familiarizada y tener la confianza en la materia prima con la que estaba trabajando. Después se volvió más complicado. Eteria sigue creciendo porque entre blend y blend fui incorporando los varietales. Porque salí al mercado con uno con mucho potencial de guarda. En los varietales trato que no sean para guarda. El Rose de Malbec fue una de las últimas incorporaciones del año pasado. Cada cosecha te devuelve algo, porque los primeros blend de Eteria son experiencias de vivir en el momento pero que también lo puedas guardar.

-¿Cuáles son los próximos lanzamientos?

-Y este año es probable que se discontinúe el Rose de Malbec por la situación de faltantes de botellas. Hay muchos vinos frenados como es el caso del semillon 2021 que ya está listo para fraccionar pero estamos esperando que lleguen las botellas. No obstante seguimos creciendo, seguimos con un nuevo blend que se llama Simple Blend. Este blend tiene como objetivo llegar a la mesa de más consumidores. La idea es hacer un vino más simple, volver a los varietales. Simple Blend se compone de 56% de Cabernet Sauvignon, 44% Syrah, de la zona de Alto Agrelo en Lujan de Cuyo y solo posee el 15% de paso por barrica de roble francés de segundo uso. En un vino fácil de tomar y con mayor expresión varietal. Un vino que te hace sentir como en casa, fiel al estilo de Eteria. Un blend para disfrutar. Y para fin de año esperamos salir con el espumante de Eteria


Seguí a Eteria y a Mariana Bressan para conocer las últimas novedades


*Egeria también conocida como Eteria era una viajera y escritora hispanorromana del siglo IV con ascendencia noble, posición económica acomodada, de notable cultura, profunda religiosidad y de ilimitada curiosidad